Subscribe:

Ads 468x60px

jueves, 14 de enero de 2010

Medios informativos

La era de la comunicación, de la tecnología, de la información. La sociedad post-modernista que accesa con sólo un "click" a toda la información disponible de cualquier tema. Lamentablemente esto ha llevado a una exposición masiva de información, una sobredosis por decirlo así, con lo que ello implica (todos son expertos de un pronto a otro, todos comunican, todos repiten, todos creen). Pero, ¿y la veracidad de la información? ¿y la pertinencia de las palabras?


Me decepciona cada vez que escucho a los formidables periodistas de todos los países, pero sobre todo de Costa Rica, utilizar palabras y argumentos científicos o técnicos muy especializados sin tener el conocimiento de fondo para saber su pertinencia. Y claro, mucho más aún cuando se escucha a la gente repetir como ave doméstica lo que los comunicadores dictan en sus espacios televisivos, radiales, de periódico o en Internet. 


Es preocupante porque estos hechos viciosos se expanden tal cual epidemia. Entonces, estamos informados pero con cuentos de hadas. Y de igual manera se observa en las redes sociales en Internet. Pareciera que hay una pandemia del Síndrome de Scott, todos quieren ser los primeros. Cito a un amigo lector de este blog: "Somos un pueblo domesticado, y gobernado por los medios masivos" [Fuente: @MaeMoto13 en este sitio, también autor del blog Caballeros de la Luz]. Lo adapto a esto que estoy denunciando, porque es el mismo comportamiento con la política, la economía, la religión ¡hasta la farándula!


En cierta forma se generaliza un criterio agnóstico a lo profesional, con la excusa de que no hay 100% de confiabilidad, creando una imagen infalible de los medios. Los periodistas hacen y dicen lo que quieran entonces, porque necesitan tener un público. ¡Y ni qué decir del "periodismo ciudadano"! Zapatero a tus zapatos dice el dicho popular. Es muy fácil modelar el pensamiento de las sociedades de esta manera.
____________________________________________________________________________

Desde la geografía (y ciencias afines), me voy a permitir crear una lista de términos o frases que comúnmente se confunden y se utilizan mal. Lo hago sólo como un pequeño ejemplo de lo que critico en la primera parte del artículo y como mi manera de aportar algo desde la blogosfera al conocimiento general.


  • El clima y el tiempo (atmosférico). Es muy común escuchar "este clima de hoy está muy agradable", sin embargo esto es incorrecto. El clima es el resultado de las condiciones atmosféricas (del tiempo atmosférico) en un lugar determinado y en un período amplio. Ver enlace.
  • Riesgo, amenaza, peligro. No son conceptos sinónimo. La amenaza se refiere a la probabilidad de que ocurra un evento y ocasione daños. El peligro es más simple, donde se han dando eventos que generaron daño. El riesgo es un concepto integral, que evalúa la amenaza y la vulnerabilidad.
  • Desastre o catástrofe natural. Los desastres no son naturales, son resultado de nuestra actividad como seres humanos sobre la Tierra. Si nosotros no viviéramos en zonas de riesgo no hubiera desastres.
Definitivamente debe haber más. Se podrá ir editando la lista y su aporte sería muy bienvenido.

viernes, 8 de enero de 2010

Un año después del terremoto

Hoy, 8 de enero de 2010, Costa Rica cumple un año de haber sido golpeada por un terrible terremoto. Conocido como el terremoto de Cinchona este evento provocó serios daños a nivel estructural y ambiental y por supuesto millonarias pérdidas (ver este enlace para recuento de daños según la CNE y este enlace para un resumen científico del evento por el OVSICORI).


En Costa Rica, después del gran número de deslizamientos que generó el terremoto de Cinchona quedó mucho material suelto transportable y que dio lugar a importantes flujos de detritos. Se esperaba que se dieran eventos incluso mayores al llegar la época de lluvias, pero el comportamiento del ENOS para el año 2009 nos trajo un periodo luvioso no tan lluvioso. A partir de un estudio de video aerotransportado, imágenes aéreas y satelitales, se estima que hay una superficie real de hasta 21 km2 de deslizamientos. La mayor parte se encuentra en la cuenca del río Sarapiquí pero también, en menor grado, en las cuencas del río Toro y el río Sardinal. Además del material suelto en los deslizamientos, dada la capacidad erosiva de los mismos, existe un gran potencial de incorporación de material del cauce y un consiguiente aumento de volumen, que puede llegar a ser de una orden de magnitud.

Puedes ver el documento Antes y después del terremoto de Cinchona, Costa Rica y otros documentos de Medioambiente en Grupos Emagister.



Se presentó una ponencia, por parte de este servidor y el Dr. Rodrigo del Potro, en la XII Conferencia de Sistemas de Información Geográfica, en Heredia, Costa Rica, referente a las consecuencias del terremoto a nivel geomorfológico e hidrológico. Se utilizó una serie de algoritmos probabilísticos y numéricos basados en Sistemas de Información Geográfica para modelar la dinámica de los flujos y su recorrido así como determinar zonas de inundación. En palabras sencillas: terremoto ---> deslizamientos ---> incorporación de material a cauces ---> grandes flujos de detritos (conocidos comúnmente como "avalanchas" o "cabezas de agua"). El resultado es impresionante, como se observa en este video aficionado tomado en un margen del río Sarapiquí. 


Además, en lo económico, lo social, lo ambiental, lo ecológico, el impacto por un evento de esta magnitud es significativo. Un año después de ocurrido es necesario hacer balance tripartito lo que sucedió -- lo que hicimos -- lo que aprendimos. La teoría de los riesgos y amenazas dice que existe un círculo vicioso en cuanto a la gestión del riesgo: ocurrido un evento que genera desastre se hacen acciones mitigadoras de los daños pero con el tiempo se olvida y no se previene, por lo que cuando ocurre otro evento, vuelve a ser desastre.

La gran interrogante que se hace Costa Rica es entonces: ¿dónde ha estado el gobierno central? ¿Qué ha hecho para mejorar la situación de los afectados directamente? Y le agrego: ¿qué se ha hecho para convertir el círculo vicioso en un círculo virtuoso? Les ruego dejen sus comentarios y opiniones. Yo en lo personal no soy tan pesimista porque creo en la institucionalidad costarricense (en las instituciones, no en las personas que las manejan) pero lo que vemos hasta ahora son pequeños baches para mitigar algunos daños.

En un país como Costa Rica es supremamente necesario empezar a pensar en la gestión del riesgo integral, es decir no sólo en el evento (llámese terremoto, inundación, sequía...) si no en la vulnerabilidad de nuestra gente. Hay que empezar a abordar el problema desde otra perspectiva. Y por supuesto, parte de la solución está en nosotros como ciudadanos. ¿Qué hacemos nosotros en la familia, comunidad u oficina para prevenir?

Siendo este mi balance tripartito y a un mes de las elecciones presidenciales 2010, lo que queda es reflexionar. Nosotros también podemos hacer cambio. A los lectores, dentro y fuera de Costa Rica, me honraría saber opiniones.

¡Compártalo!

Bookmark and Share